El peligro del show | Por Carlos Cotón

"Comenzaré mi reflexión afirmando algo que, para todos, debería ser obvio: “el Pleno no es un plató de televisión”. Como bien he dicho, esto debería ser algo obvio para todos, pero, al menos para alguno de los concejales y grupos políticos del Ayuntamiento de Alcalá de Henares, no lo es. Para el autor "Hacer del Pleno un show, supone centrar el debate en unos términos propios de la tertulia rosa, que, respetando profundamente ese género, a nadie nos interesa presenciar en un Pleno".

Foto de Pedro Enrique Andarelli

cotton

 

  • Carlos Cotón es miembro del Consejo de Dirección de UPYD y Portavoz en  Alcalá de Henares

 

Comenzaré mi reflexión afirmando algo que, para todos, debería ser obvio: “el Pleno no es un plató de televisión”. Como bien he dicho, esto debería ser algo obvio para todos, pero, al menos para alguno de los concejales y grupos políticos del Ayuntamiento de Alcalá de Henares, no lo es.

Desde hace varios meses, los Plenos que se celebran en el Ayuntamiento, se están convirtiendo en un inadmisible show.

El show, el entretenimiento, está bien para consumirlo y disfrutarlo en nuestro tiempo libre o cuando nosotros mismos lo estimemos oportuno, pero, convertir la política, un servicio público, en espectáculo, aparte de ser un error, es una irresponsabilidad.

Convertir la actividad del Pleno en un show, hacer del escenario del Pleno un plató de televisión, tiene como resultado una serie de consecuencias que luego son difícilmente subsanables. Convertir la actividad del Pleno en un show, es fomentar la animadversión que buena parte de la ciudadanía siente hacia la política.

Pues bien, como decía anteriormente, desde hace varios Plenos se ha instalado en el Ayuntamiento esta fea costumbre. Los concejales han optado en gastar buena parte de su tiempo, en insultarse y descalificarse personalmente de una bancada a otra, antes que invertir ese tiempo en lo que da sentido a su presencia en el Ayuntamiento, en lo que realmente es importante, que no es otra cosa que solucionar los problemas a los que se enfrentan cada día los vecinos de Alcalá.

Foto de archivo de Pedro Enrique Andarelli

Hacer del Pleno un show, supone centrar el debate en unos términos propios de la tertulia rosa, que, respetando profundamente ese género, a nadie nos interesa presenciar en un Pleno.

Hacer del Pleno un show, supone que se pierda el verdadero debate, el debate de ideas. Y es que, los concejales, como representantes públicos que son, tienen que aportar soluciones a esos problemas y no más problemas, más trabas, a las que ya hay.

Hacer del Pleno un show, supone perder la confianza de los vecinos en la política y en sus representantes. Supone, también, que los propios concejales pierdan su credibilidad y que ningún alcalaíno nos los tomemos en serio.

Hacer del Pleno un show, supone paralizar a la ciudad y dejarla sumida en el bucle en el que se encuentra, sin ningún tipo de esperanza en el horizonte.

Hacer del Pleno un show, supone que los concejales, como trabajadores que son, están recibiendo un sueldo que no se merecen, o al menos, un sueldo que no estaba contemplado que se otorgara por descalificarse entre ellos.

Hacer del Pleno un show, en definitiva, se paga en las urnas, porque queda demostrado que los concejales no son dignos de la confianza de sus vecinos.

En un debate sobre la economía de la ciudad o sobre cómo mejorar la grave situación de paro de Alcalá, a los alcalaínos nos importa poco o nada, que motes utilizan el portavoz del Grupo Municipal del PP Alcalá y la concejala de Desarrollo Económico y Empleo para interpelarse mutuamente.

En un debate sobre como fomentar el turismo cultural de la ciudad, a los alcalaínos nos importa poco o nada, las diferencias personales que puedan tener la concejala de Cultura y los representantes en esa materia de PP y Ciudadanos.

A los vecinos no nos interesan las desavenencias personales entre los concejales de los distintos partidos políticos con representación en el Ayuntamiento. Los vecinos queremos soluciones a los problemas, queremos buena política, propuestas de ciudad.

No me queda más que pedirle a los diferentes concejales y grupos políticos del Ayuntamiento de Alcalá de Henares, que abandonen esa fea costumbre que han impuesto en cada Pleno correspondiente y recuerden que los vecinos les otorgaron su confianza para darle solución a sus problemas y a los problemas de la ciudad.

Recordarles, que en el Pleno reside la soberanía de Alcalá, la de todos los vecinos.

Recordarles, que la confianza que en su día les otorgaron los vecinos ejerciendo libremente su derecho a voto, dura cuatro años y no es eterna.

Carlos Cotón es miembro del Consejo de Dirección de UPYD y Portavoz en  Alcalá de Henares

 

 

publicidad
B-alcalaymas
B-ayto-ferias2017
B-Quadernillos-muestrafotos
B-Pedro Valero
Suscríbete a ALCALÁ HOY / Si te ha interesado esta información, suscríbete a ALCALÁ HOY y recibe en tu correo electrónico nuestras últimas noticias

Comenta desde tu cuenta de Facebook

Compartir

Comentar