El ayuntamiento responde al GDPC que los restos de muralla medieval del Paseo de los Curas no corren peligro

El ayuntamiento sale al paso de la nota de prensa del Grupo en Defensa del Patrimonio Complutense (GDPC) , de la que se hacia eco ALCALÁ HOY, en la que urgía la conservación de estos restos y se demandaba que “la conducción se remate sin afectar a la estructura, reparando los daños ya causados“. Desde la concejalía de Patrimonio se responde que desde el primer momento se adoptaron todas las medidas necesarias para la protección y preservación de estos restos y que bajo ningún concepto han estado expuestos a riesgo alguno. En la nota se acusa al Grupo de "absoluta irresponsabilidad y falta de respeto por el patrimonio", por tomar fotografias y caminar por la zona de excavación, sin saber si podían destruir algún resto en fase de estudio.

Foto de Pedro Enrique Andarelli

  • Tras la aparición de los restos que pertenecerían al recinto amurallado de Alcalá, la concejalía de Patrimonio afirma que los yacimientos no corren peligro.

  • Ante la aparición de unos restos que podrían formar parte de la antigua cerca de la villa“, según la nota municipal,  el ayuntamiento afirma que protege y vela por todos los hallazgos arqueológicos de la ciudad
Foto remitida por el ayuntamiento

Según se asegura en la nota del ayuntamiento,  la concejalía de Patrimonio Histórico tuvo conocimiento de este hallazgo desde el primer momento y desde ese mismo instante, “en colaboración con los responsables de la obra y en coordinación con el arqueólogo encargado del seguimiento de la intervención,  se adoptaron todas las medidas necesarias para la protección y preservación de estos restos, que bajo ningún concepto han estado expuestos a riesgo alguno“. Todo ello cumpliendo tanto con lo establecido por la Ley 3/2013 de Patrimonio Histórico de la Comunidad de Madrid, como con lo recogido en el propio Plan General de Ordenación Urbana de Alcalá de Henares, según la nota municipal.

Foto de Pedro Enrique Andarelli

Según el relato muncipal, a mediados del pasado mes de diciembre, los Servicios Técnicos de la Concejalía de Patrimonio recibieron el aviso de este hallazgo, que consistía en unos restos y una serie de materiales constructivos, que por su ubicación podrían corresponder con elementos de la antigua cerca de la Villa. Inmediatamente, el arqueólogo responsable de la obra explicó a los técnicos municipales in situ cómo durante la realización de la obra la máquina había cortado una estructura muraria. Tras esta visita y con un criterio consensuado con el Servicio Municipal de Arqueología, se decide abrir una cata despejando aproximadamente un metro a cada lado de la zanja, a fin de definir y documentar el resto localizado. Debido a la proximidad de la Navidad, y para evitar mayores molestias a los vecinos durante este periodo, se decide posponer esta actuación hasta que acabasen las fiestas, descubriéndose finalmente el día 10 de enero.

La intervención confirmaría  la importancia de los restos, con lo que desde la Concejalía, junto con la dirección facultativa de la intervención arqueológica, se solicitó a la compañía que se ampliara aún más la cata, “a fin de poder conocer el conjunto en la práctica totalidad de la zona no edificada, documentarlo, comprobar la posible existencia de estructuras asociadas y verificar si el muro era una estructura aislada o formaba parte de una torre, pues por su ubicación y teniendo en cuenta el mapa catastral del siglo XIX, era un aspecto que se consideraba como bastante probable“.

Foto de Pedro Enrique Andarelli

Según el ayuntamiento, tanto la compañía como el equipo de arqueólogos  mostraron su total disposición a atender cuantas indicaciones se han realizado desde la Concejalía de Patrimonio Histórico, de modo que los días 3 y 6 de febrero se procedió a excavar el área en su totalidad .

El ayuntamiento también destaca  que en esa fase del estudio “los restos ya se encontraban al descubierto, momento en el cual algún miembro del GDPC se presentó ante la arqueóloga titular exigiendo a la misma tomar fotografías y pidiendo explicaciones sobre la actuación“.

La arqueóloga responsable respondió, según el relato municipal,  que “la excavación formaba parte de una intervención aún en curso y que tras el trabajo de documentación y estudio trasladaría sus conclusiones a la Dirección General de Patrimonio Histórico;  además le explicó que debía comprender que, al no haber concluido aún el estudio, no podía facilitarle más información ni permitirle fotografiar los restos. Entre otros motivos porque para evitar expolios no se debe dar a conocer de forma pública el lugar dónde éstos se encuentran“.

No obstante, el pasado martes, 14 de febrero, sigue destacando la nota, el GDPC publicó en distintos medios una nota de prensa en la que se recogían numerosas inexactitudes y conclusiones erróneas sobre este asunto. “En su relato, los responsables de este colectivo aportaban imágenes tomadas por ellos mismos. La información incrustada en esas fotografías revela que las mismas fueron realizadas el domingo día 12 de febrero, lo cual lleva a suponer que fueron tomadas en un acto de absoluta irresponsabilidad y falta de respeto por el patrimonio, ya que para ello debió ser preciso acceder al yacimiento (sin ningún permiso) y caminar por la zona de excavación, sin saber si podían destruir algún resto en fase de estudio“. Todo ello se debió producir además en un día de copiosas lluvias, sin considerar la posible afección del agua a los restos arqueológicos. En este contexto, se destaca desde el gobierno municipal,   que  para la toma de imágenes tuvieron que retirar la protección de material geotextil que habían puesto los arqueólogos para evitar el deterioro (foto 4).  Para el ayuntamiento se trata, en definitiva, de un ejercicio de innecesaria irresponsabilidad que pretendía denunciar una intervención que siempre estuvo supervisada y controlada por los técnicos municipales y por los facultativos titulares del permiso de excavación”.

  • La concejalía de Patrimonio Histórico del Ayuntamiento de Alcalá de Henares quiere hacer un llamamiento a la responsabilidad de todos para evitar que episodios como el referido puedan volver a repetirse en nuestra ciudad.

Olga García, concajal de Patrimonio

Olga García, concejala de Patrimonio Histórico, ha manifestado su absoluta disposición para atender las preguntas o dudas que desde la ciudadanía o desde cualquier colectivo se le quieran trasladar relativas a este tipo de asuntos. La Primera Teniente de Alcalde también ha declarado “que las puertas de la concejalía siempre están abiertas para informar respecto a las intervenciones que se realizan o coordinan desde esta área. Porque entre todos debemos trabajar para recuperar y poner en valor nuestro Patrimonio Histórico. Sin embargo, este amor a nuestro pasado no debe ser nunca motivo o excusa para poner en riesgo la riqueza patrimonial que todos queremos proteger, como ha sucedido en esta ocasión.”

Desde el ayuntamiento se afirma que “una vez valorada la importancia del hallazgo y establecidas las medidas oportunas destinadas a garantizar su conservación, se estudiará la posible musealización de la zona, si se estima oportuno“.

Foto remitida por el Grupo de Defensa del Patrimonio Complutense


  • Comentario en nuestra página FB del Grupo de Defensa del Patrimonio . El Ayuntamiento de Alcalá responde con agresividad ante la denuncia que lanzamos desde el Grupo en Defensa del Patrimonio Complutense. En ese afán, incurre en varias incorrecciones.

 

 

 

 

publicidad
B-Quadernillos-muestrafotos
B – Aguas Sorbe – video
C-ayto-LGTB-junio
B-ayto-clasicos
B-Pedro Valero
Suscríbete a ALCALÁ HOY / Si te ha interesado esta información, suscríbete a ALCALÁ HOY y recibe en tu correo electrónico nuestras últimas noticias

Comenta desde tu cuenta de Facebook

Compartir

Comentar